sábado, 1 de agosto de 2009

Entendiendo la caja torácica.

La función de esta "caja" es la de proteger los órganos internos de traumatismos mecánicos que de otra manera podrían lesionarlos: Principalmente los pulmones y el corazón. Su pared está formada por las costillas, que se unen por delante al hueso esternón por medio de los cartílagos costales, y por detrás a la columna vertebral dorsal.
Cada persona tiene 12 costillas de cada lado, 10 pares de ellas están unidas directamente al esternón mediante un cartílago, dos más, son costillas flotantes, es decir solamente están sostenidas por la columna vertebral.

Las costillas flotantes, la flexibilidad del cartílago y los músculos facilitan que el diafragma se mueva fácilmente y permita la entrada y salida del aire en los pulmones.